Pedro
Alfonso

Judío Oscense

Judío oscense llamado antes de su conversión Moshé Sefardí. Los detalles sobre sus datos biográficos iniciales y su formación son escasos y proceden de un breve prólogo autobiográfico con el que se inician sus «Diálogos contra los judíos».

Causó gran escándalo entre los judíos oscenses su conversión al cristianismo en 1106. Recibió el bautismo en la festividad de los santos San Pedro y San Pablo ante el obispo Esteban de Huesca y bajo el padrinazgo de Alfonso I al que rindió homenaje en el nombre cristiano que recibió. Se ha sugerido que pudo deberse a haber sido médico personal del rey después de haber tenido ese mismo puesto con el rey Enrique I de Inglaterra. Fue uno de las personalidades más representativas entre los innovadores del llamado «Renacimiento del XII» en la cultura europea.

Escribió «Los diálogos contra los judíos» en la que en sus doce capítulos utilizó variados argumentos para mostrar los errores del judaísmo y del judío Moisés y se considera de su autoría una variada obra científica que empieza con unas tablas astronómicas y una «Carta a los estudiosos franceses». Destaca sobre todo la obra titulada «Disciplina Clericalis» que hay que traducir como «enseñanza de doctos» y no como reprensión de clérigos. Se trataba de aleccionar mediante historias cortas de las que se podía obtener un provecho didáctico es una miscelánea de cuentos y sentencias que tuvo una amplia difusión. Conocía a la perfección el árabe lo cual le permitió acceder a numerosos textos científicos que circulaban en al-Ándalus.

Se le considera el introductor en Europa de la narrativa oriental y su obra fue traducida a numerosas lenguas.